Mapas vs GPS

mapa_general_plegado_01Los mapas son elementos fantásticos. Al desplegarlos se abre un mundo entero frente a nosotros; un cuadro magnífico que mira desde el aire aquello que sucede sobre la tierra. Hablan a través de sus líneas, sus colores, sus relieves, sus palabras, sus números de ruta, los kilómetros en rojo, sus ríos y sus lagos, los puntos cardinales que se acercan a la cordillera o se dejan mojar por el agua salada del mar… Y lo cuentan de tal forma que es posible emocionarse. Despiertan sentimientos, sensaciones de viaje. Permiten ver el escenario completo, la arena misma en dónde se desarrolla la acción. Se pueden sobrevolar de un pantallazo los valles, los cerros, las mesetas y las pampas para descubrir el mundo que nos espera a los lados del camino. Las distancias, el tamaño de las poblaciones o en dónde hay vida en medio de la estepa, tienen asignado un dibujito que nos motiva a ir por él, a husmear en ese territorio desconocido para encontrarnos con la aventura y el placer de llegar al lugar en donde nuestras expectativas jamás hubieran imaginado la forma en que se nos presenta.

Sí, nuestro corazón está con los mapas. Han intentado convencernos muchas veces de viajar con GPS, pero este aparato no hace más que escatimarnos información e intentar dirigir nuestras vidas hacia donde indican los satélites. Rara vez se abren para mostrar la amplitud de este planeta y cuando lo intentan, sus gráficos son tan básicos y su pantalla tan pequeña que no logran cautivarnos. ¿No resulta extraño que hayan logrado hacerse un lugar en la geografía teniendo los mapas tan al alcance de la mano? Vaya a saber cómo sucedió…

Ni siquiera son útiles dentro de un pueblo, porque apuran el paso por sus calles indicando el camino directo a nuestro destino, quitándonos la posibilidad de preguntarle a la gente cómo llegar. Eliminan el riesgo de perderse, lo cual es riesgoso para nuestra salud que se ampara en la comodidad de seguir a ciegas una voz desconocida que nos guía hacia un lugar remoto. Me acuerdo que cuando éramos chiquitos, los mayores siempre nos decían que era peligroso hablar con desconocidos, pero ahora los escuchamos sin siquiera comunicarnos con ellos. ¿Raro, no?

Estos aparatitos tan sofisticados, también se ensañan con la oportunidad de conocer nuevos lugares, ya que cualquier desvío es sancionado con un nuevo cálculo de coordenadas para encauzarnos otra vez hacia la ruta más óptima. Carecen de la noción de ruta provincial, camino vecinal, calles de tierra, ripio o huella. Ahorran kilómetros para acortar el viaje y pretenden llegar a destino en un tiempo determinado, imponiendo una carrera contra el tiempo. Ni pensar en perder el tiempo deteniéndose en la ruta a observar un buen atardecer, o calcular mentalmente cuánto falta para el próximo pueblo en donde quizás haya incluso un lindo lugar para cenar y hospedarse.

Así que nosotros elegimos los mapas, sin lugar a dudas.
¿Vos con qué te quedás?
Dejanos tu comentario.
Gracias.

Anuncios

5 thoughts on “Mapas vs GPS

  1. Me acuerdo hace unos años, mi prima y su nuevo “novio” me invitaron a un pic nic en medio de la nada; no me dieron coordenadas, sólo las indicaciones de toda la vida: “cuando pasas un cartel……”, “después de una curva a la derecha, hay un pino enorme, ahí dobla y ……”; es mas, como no tenia coche me dijeron: toma el Fiat 1 que nosotros vamos con el Renault”, y fue el mapa mental de las indicaciones la que me guió al destino…. Un gps? En esos días creo que no había ni celular…
    Fue una tarde espectacular!!!!
    Besos y abrazos, me encanta haberme equivocado hace unos cuantos años.

  2. He llegado a esta entrada porque me llamó mucho la atención la imagen. Es un mapa de La Rioja (de España), mi tierra natal. La misma que de pequeñita me llevaron mis padres a recorrer los diferentes pueblecitos. Así que ha sido inevitable pasarme por el post y ver qué contaba.
    Comparto con vosotros el amor por los mapas. Siempre me han llamado la atención, al igual que los planos de las ciudades. Me gusta poder plasmar en un mapa el camino recorrido y sobre el mismo trazar más lugares con deseo de recorrer. Hace tiempo me acompaña un mapa de Argentina (me lo dió en FITUR una chica muy amable del pabellón de Argentina y me explicó un montón de lugares para recorrer). Mi amor por Latinoamérica me trajo a este rincón del mundo hace ya más de seis años y ahora ese mapa, del cual ya he tenido la suerte de recorrer varios rincones, lo tenemos en la pared repleto de chinchetas que trazan más caminos por conocer…
    Sobre los aparatitos GPS, pues he de decir que para mi gusto vienen a complementar. No creo que para nada sustituyan lo que transmite y hace sentir un mapa, aunque para momentos determinados suelen ser útiles. En cualquier caso, me ha parecido muy interesante conocer vuestro punto de vista. Es cierto que buscan el camino más corto y en menor tiempo posible, y ese… no es un buen criterio para el viaje, ya que lo mejor es el camino en sí.
    Me pasaré más por vuestro blog a seguir conociendo nuevos puntos de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s