La Trochita, viajar en un tren a vapor de 1922.

Extraído del libro La Trochita, de Ezequiel Lopez.
(Hacé clic aquí para ver el libro)

El viento seco del oeste que baja en tobogán desde la Cordillera de los Andes y se desenvuelve con libertad en la extensa estepa patagónica, ni siquiera debe esforzarse para darle alcance a La Trochita, este magnífico tren a vapor que se mueve con tal lentitud que en algunos tramos, hasta es posible seguirlo a pie al borde de las vías. La locomotora es un viejo armatoste de metal oscuro que resopla su esfuerzo con el remanente de vapor que desprende su caldera. Cuando se la provoca, eleva su temperatura hasta el punto de ebullición. Su velocidad es moderada, pero su fuerza es capaz de arrastrar una larga fila de vagones cargados con toda la producción de la Patagonia y transportar a su vez, a los pobladores que al calor de la salamandra hacen ir y venir el mate que abre la palabra. Todos a bordo, que el silbato del guarda anuncia la partida de este emocionante viaje por uno de los lugares más extraordinarios de la tierra.

trochita1 trochita2
La Trochita es un tren a vapor de 1922 que se conserva funcionando en su estado original. Circula a lo largo de 402 kilómetros de vías que serpentean por la estepa patagónica y la precordillera, internándose de lleno en la Cordillera de los Andes a medida que va ganando el poniente. Recorre parte de las provincias de Río Negro y Chubut y sus cabeceras son las ciudades de Ingeniero Jacobacci, al norte y Esquel, al sur. Las características del terreno y los recursos limitados de las locomotoras para tirar o frenar a la formación, determinaron la construcción de más de 640 curvas en busca de los mejores perfiles de los valles y las laderas más generosas en cuanto a pendientes, para favorecer los ascensos y descensos del trencito.

Es impulsada por locomotoras a vapor fabricadas por las empresas Baldwin Locomotive Works, de Filadelfia, Estados Unidos y Henschel & Sohn, de Alemania. Ambos modelos son 2-8-2, categorización en la que se cuenta la cantidad de ruedas y su función debajo de la máquina: 2 ruedas delanteras conductoras, 8 ruedas motrices centrales y 2 ruedas traseras de arrastre. Su funcionamiento mediante una caldera de vapor calentado con fuel oil, es similar en ambas locomotoras, lo que las diferencia entre sí son algunos detalles estéticos. El material rodante que precede a las locomotoras, de La Trochita fue fabricado en Bélgica y contemplaba una gran variedad de vagones para distintas finalidades: de medio cajón, plataformas, furgones cubiertos, vagones jaula para hacienda, tanques para carga de agua y petróleo y vagones de pasajeros de primera y segunda clase.

trochita3 trochita4
A lo largo de los 402 kilómetros de extensión del ramal, hay un taller de reparaciones generales en El Maitén, un taller de reparaciones intermedias en cada cabecera, otro similar en la estación Cerro Mesa y varios galpones menores diseminados por el resto de las estaciones, que estiban unos cuantos repuestos y zorritas para dar asistencia rápida a desperfectos en la vía. Cuando las locomotoras ingresan a uno de estos lugares, sus corazones laten en forma regular, en cambio el de los mecánicos se dispara al tomar contacto con los fierros. Ellos son apasionados por lo que hacen. Aquí se trabaja en serio, con seriedad y a conciencia, para mantener a las locomotoras, sus tándems, los vagones y todo el material ferroviario en su estado original. Como cuando salieron de la fábrica en 1922.

trochita5

En las calles de los pueblos de la Patagonia se respira el aire fresco que baja de la cordillera. Aquí el tiempo permite andar despacio y sin mayor apuro para poder disfrutar de la charla amistosa de los pobladores acompañada por una ronda de mate y tortas fritas. Algunas de esas historias se reflejan en las siguientes anécdotas:

…y algunos, es increíble pero,… no sé, capaz que estaban distraídos… Se subían a los techos de los vagones de La Trochita cuando el tren andaba despacito y así venían los muy piolas. Y antes de llegar al túnel nosotros le tocábamos el silbato para que se bajaran, porque el techo del túnel es bajito y no entran los dos al mismo tiempo. Entonces cuando bajaban el guarda los retaba fulero, sí.

trochita6

Los maquinistas conocen todas las mañas de la locomotora y también como hacer un buen asado arriba de la máquina. Ponen sobre la caldera una tirita de asado, unos chorizos y ellos siguen trabajando tranquilamente. Cuando llegan a la otra estación está cocinadito perfecto. También, cuando se hacía la reparación general, los maquinistas les pedían a los mecánicos que le pusieran una ollita a la máquina, que por lo general se instalaba al lado del medidor de agua. Funciona con el vapor de la caldera. Tiene un caño con un montón de agujeritos que anda con un grifo que controla el paso del gas caliente. El maquinista a veces le ponía una estopa alrededor para que no salpique tanto dentro de la cabina. Allí ponían la pava para calentar agua para el mate, o llevaban la comida y la calentaban cuando les daba hambre. Se las arreglaban bien en la locomotora.
Una vez mientras cenábamos en una de las paradas de descanso, trajimos medio capón a la mesa para empezar a comer y el otro se quedó ahí al fuego nomás para que no se enfriara. Cuando fuimos a buscarlo se lo habían llevado. Resolvimos rápido el misterio cuando vimos a los perros masticando los huesos. Se le habían animado al fuego nomás. Siempre se quedaban esperando en la puerta y se le tiraban los huesos, nunca habíamos tenido problemas. Pero esa vez tuvimos que quedarnos con lo que habíamos comido.

Es curioso en las noches, cuando aplicás el freno en las curvas, las zapatas se arriman a las ruedas y cuando mirás para atrás, es un espectáculo único ver el chisperío que largan. Una noche oscura, se ven todas esas lucecitas mientras se escucha el sonido del freno.

Extraído del libro La Trochita, de Ezequiel Lopez.
Si te gustó, podés conseguir el libro haciendo clic aquí.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s