Lanas de viaje y el río Arrayanes

dscn4550El río Arrayanes en el Parque Nacional Los Alerces es uno de los lugares más lindos que tiene nuestra Patagonia. La naturaleza es extrema y aquí se muestra salvaje y abundante. Predominan los arrayanes con su maravilloso color naranja, el aire es puro, el color del agua es turquesa y totalmente transparente para que podamos ver lo que sucede en las profundidades.

Las truchas dan saltos ornamentales seduciendo a los amantes de la pesca con mosca, se muestran, se zambullen, pero… quien no haga un lanzamiento perfecto o elija “la mosca apropiada”, no será premiado con una buena pelea para luego, ambos, pez y pescador, despedirse en silencio devolviendo el pez a su hábitat en perfectas condiciones. Los pájaros carpinteros hacen madrugar con sus “toc-toc”, a quienes hayan elegido convivir con ellos y el martín pescador, da clases magistrales de pesca.

P3020021

Cuando llueve en la Patagonia todo se transforma, y si uno está en carpa hay que buscar opciones para refugiarse del frío, del viento y del agua. En nuestro último viaje, hubo un día, super lluvioso, que proponía pocas opciones de diversión. Ezequiel se subió a un kayak y se fue a pescar el río Arrayanes en medio del aguacero. Tomás jugaba con unos amigos al amparo de unos domos dentro del bosque.

Luego de analizar la situación, decidí instalarme en el deck de la proveeduría del camping con mis lanas, un montón de madejas de colores fuertes y brillantes y empecé a tejer sin saber que hacer… un gorro?, una bufanda?, un sweater? Me decidí por lo primero.

P3020005-1

El día avanzaba y la lluvia no daba señales de querer parar. Junto a mi mesa había unas acampantes chilenas muy simpáticas. Paso un rato y el día se puso más frío; ellas estaban muy desabrigadas y yo… rodeada de lanas!!! Una de ellas se animó a preguntar que estaba tejiendo y vió que yo tenía un bolso repleto de lanas de viaje. Encontró un gorro multicolor muy abrigado y se lo quedó, siguió buscando y eligió también un sweater. – Es que tengo mucho frío, dijo.
El gorro y el sweater comenzaron a abrigarla y con menos frío volvió a preguntar: – ¿Me tejerías un cuello tipo polera?, así que el gorro que iba tomando forma en mis agujas se transformó en poco tiempo en un cuello colorido y muy abrigado. Poco a poco, las lanas de viaje, iban quitándole el frío a quienes se acercaban y pronto otra acampante de Esquel me pidió  un gorro eligiendo ella la combinación de colores. El tiempo se pasó charlando, compartiendo unas buenas tazas de café caliente y para el fogón de esa noche fría y lluviosa, ya estaban terminadas muchas prendas que abrigaron a nuevos amigos.

Un día lluvioso, frío y gris en el río Arrayanes, se transformó en pocas horas en uno bien calentito, lleno de colores y colmado de nuevos amigos. Las lanas de viaje le dieron calor y color a un día monocromático.

Si querés conocer nuestras lanas de viaje, hacé clic aquí.

.

Anuncios

2 thoughts on “Lanas de viaje y el río Arrayanes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s