Esa mágica sensación de deslizarse.

barilocheArrancó el invierno y las primeras nevadas ya cubren de blanco el suelo patagónico. Estamos listos para volar a Bariloche. Hay que abrigarse, pero no sólo para combatir el frío, también para jugar en un parque de diversiones en la nieve.

Los pantalones de ski, las remeras térmicas, los abrigos y las camperas se imponen otra vez en el invierno patagónico tan esperado. ¡Es tiempo de jugar! Afuera la  nieve se acumula por todos los rincones. Las nubles dejan pasar la luz del sol que rebota contra el suelo como un foco incandescente.

Un chocolate caliente devuelve algo de energía al cuerpo que viste tanta ropa como como la que podría cargar una valija de viaje. A la primera capa térmica le sigue un polar, algún sweater sin mangas y una abultada campera impermeable. Debajo de los anchos pantalones, las botas rígidas de esquí protegen los tobillos incomodando el paso hasta la aerosilla.

Cubriendo la cabeza, un divertido gorro de lanas de viaje hace frente al viento de la montaña ajustado por las antiparras. Los gruesos guantes de gore-tex sólo permiten sujetar unos bastones tan largos como la mitad de tu cuerpo. Y como si todo esto no fuera suficiente, nos paramos sobre unas tablas frente a una aerosilla de metal sin almohadones, para volar a la intemperie durante varios minutos.

bariloche

Pero la vista desde arriba es impresionante y a medida que vamos trepando la montaña, el silencio gana la contienda y se instala en el aire. Una liebre se deja ver en un claro del bosque antes mientras sobrevolamos el arroyo a la altura de la copa de los árboles. A veces pensamos, al ver a nuestros ocasionales compañeros de viaje, si no sería mejor estar en una playa brasileña, aunque pronto la aventura nos propone adrenalina para rato.

Una multitud nos recibe en la cima. Todos esperan una pista despejada para hacer su primera bajada. El frío ni se siente dentro del calor y la ansiedad de deslizarnos. Pero nos demoramos un instante contemplando las mejores vistas del lago Nahuel Huapi, los refugios y los cerros circundantes.

bariloche bariloche bariloche

Pronto la cumbre se abre con todo su esplendor e invita a lanzarse. Nos acomodamos las antiparras y el viento en la cara nos hace sentir la velocidad en cuanto comenzamos la bajada. El cuerpo se acomoda y acompaña cada movimiento como si fuera un baile. Se acuesta hacia la izquierda desafiando las leyes de la gravedad pero la física hace lo suyo y la velocidad impide que uno se caiga. Estallan cosquillas en la panza. Es la adrenalina que recorre todo el cuerpo, como queriendo más y más a casa instante.

Como un péndulo en el aire, nos incorporamos para volcar al otro lado conmocionando la superficie de la nieve que vuela en todas direcciones. La sensación de libertad es mágica, parece como si estuviéramos volando. Es un juego de niños para todas las edades. La montaña se apiada de nosotros y nos deja entrometernos en sus laderas, internarnos en sus bosques, apreciar el vuelo de sus cóndores y divertirnos a lo grande.

Lugar: Bariloche | Río Negro | Patagonia Argentina.

Coordenadas Google Map: -41.138671,-71.314165

Coordenadas GPS: 41°08’19.2″S 71°18’51.0″W

– – –

Seguinos en nuestro blog |  facebook | twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s