La trochita, el gran tren patagónico.

la trochita

Viajar en un tren a vapor de 1922 por la estepa patagónica es una experiencia inolvidable. Si además visita alguno de los pueblos más alejados de los circuitos turísticos y se interna por las imponentes montañas de la Cordillera de los Andes, la aventura está garantizada. Prepará tu viaje a la Patagonia para disfrutar de los mejores paisajes, la cordialidad de su gente, el cordero patagónico y el andar del tren a vapor más fantástico del mundo.

El viento seco del oeste que baja en tobogán desde la Cordillera de los Andes y se desenvuel­ve con libertad en la extensa estepa patagónica, ni siquiera debe esforzarse para darle alcance a este magnífico tren a vapor que se mueve con tal lentitud que en algunos tramos, hasta es posible seguirlo a pie al borde de las vías. La locomo­tora es un viejo armatoste de metal oscuro que resopla su esfuerzo con el remanente de vapor que desprende su caldera. Cuando se la provoca, eleva su temperatura hasta el punto de ebulli­ción. Su velocidad es moderada, pero su fuerza es capaz de arrastrar una larga fila de vagones cargados con toda la producción de la Patagonia y transportar a su vez, a los pobladores que al calor de la salamandra hacen ir y venir el mate que abre la palabra.

la trochita

Con 93 años de vida, sigue corriendo por las vías patagónicas en su estado original. Turistas de todo el mundo, curiosos, viajeros, amantes de los trenes y pobladores, se acercan para hacer el viaje desde Esquel o El Maitén a bordo de esta maravilla mecánica. Las locomotoras Baldwin y Henschel que tiran de los vagones son piezas de museo. Son las únicas de este tipo en el mundo, que quedan funcionando  en su estado original, es decir, manteniendo todas sus piezas originales, incluso las de recambio, que son fabricadas especialmente en los talleres de El Maitén. Además conservan el sistema de combustible por fuel oil que siempre acompañó a estas máquinas desde su fabricación en la década del veinte del siglo pasado.

Los vagones de pasajeros que actualmente se usan en el tramo turístico, también conservan las características, el diseño y los detalles de aquella época. Es un placer trepar la pequeña escalera agarrados a la baranda de hierro que deriva en un pequeño balcón, para ingresar al interior de estos coches cargados historias, cuentos y vivencias. Están construidos en madera, con todas sus placas de identificación en perfecto estado y los volantes de freno al costado de los enganches.

la trochitala trochitala trochita

Las salamandras en el interior de los vagones es otro de los elementos que hacen única a La Trochita. Se utilizan para calentar el ambiente en invierno y aún hoy algunos pasajeros la utilizan para calentar el agua para el mate en las viejas pavas. Cuando se hacía el viaje completo en su momento de esplendor, servían para calentar comida y hasta para hacer algún asado arriba del trencito.

En definitiva, vivir la experiencia de viajar en La Trochita, uno de los últimos trenes a vapor que se conservan funcionando en su estado original, es una aventura única en el mundo y con toda la impronta patagónica.

– – –

Lugar: El Maitén | Chubut | Patagonia Argentina.

– – –

Seguinos en nuestro blog |  facebook | twitter.

+ info en www.latrochitaweb.com.ar | www.facebook.com/latrochitaweb | www.twitter.com/latrochitaweb.

Conseguí los libros de La Trochita en www.tiendalibrosdeviaje.com.ar.

la trochita la trochita

Anuncios

3 thoughts on “La trochita, el gran tren patagónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s