Selva Negra, la Patagonia en Alemania.

selva negra
foto: Adrian Thomale

Si viajamos por el mundo con pasión patagónica, en algún lugar de Europa nos encontraremos con un paisaje que nos remontará a nuestras tierras australes. En el corazón del viejo continente se extienden más de 160 kilómetros de montañas, grandes bosques de pinos, verdes valles, ríos, cascadas y lagos que se dan el lujo de enmarcar pequeños y fantásticos pueblos en una zona de gran belleza natural.

El lugar está enclavado al suroeste de Alemania, cerca de la frontera con Suiza y Francia y se llama Selva Negra. Algunos especulan con que su nombre proviene de los densos bosques de abetos que dan al paisaje una apariencia oscura como si fuera de noche, otros dicen que se lo dieron los romanos inspirados en la penumbra que caracteriza el tránsito por caminos inmersos entre la frondosa arboleda.

Sus principales ciudades son Friburgo y Baden-Baden, puertas de entrada al sur y al norte respectivamente a estos maravillosos paisajes que reservan para su interior, pequeños pueblos esparcidos a lo largo del camino, algunos de los cuales revelan una gran tradición relojera. Su arquitectura es típicamente alemana, con construcciones pintadas de blanco y maderas oscuras que dibujan sus contornos, aportan elementos decorativos y enmarcan puertas y ventanas. Las torres y los grandes relojes son moneda corriente en las calles empedradas de estas pequeñas comunidades medievales, algunas cercanas a los mil años de existencia.

selva negra
foto: Martin Dürrschnabel
selva negra
foto: Thomas Maier
selva negra
foto: LepoRello

Conducir a baja velocidad por sus caminos boscosos y descubrir las bellezas naturales de la zona es un paseo imperdible. Aquí y allá aparecerán cascadas, valles y arroyos que descargan sus aguas en los lagos azules que copian los colores del cielo. A veces la niebla de la mañana se apodera de los bosques, invitando a los fantasmas y a los duendes a darse una vuelta por los alrededores. En esos días, la superficie del agua cristalina permanece tan calma que es posible ver a los peces nadando a gran distancia de la orilla.

El Felberg es la cima más alta de sus montañas y alcanza los 1493 metros sobre el nivel del mar. No es mucho comparado con los picos de la Cordillera de los Andes en la Patagonia, pero es suficiente para darle al paisaje ese aspecto ondulado que forma extensos valles verdes regados por las intensas lluvias de la zona permitiendo a la vez, una importante actividad rural.

selva negra
foto: M. Klüber Fotografie

Su gastronomía es excepcional y uno de los máximos atractivos a la hora de calmar el apetito. Las tradicionales tortas Selva Negra aparecen como hongos por todas partes y esa deliciosa combinación de chocolate y crema es imposible de evitar. Sus pobladores han sabido mantener bien arraigadas sus costumbres, desplegadas también en los trajes típicos de las fiestas, el estilo de sus calles y su gran oferta cultural.

En definitiva la Patagonia también se puede visitar en Alemania.

– – –

Seguinos en nuestro blog |  facebook | twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s